En 2020 hasta el 80% de las actividades laborales se podrían realizar de forma remota, según el estudio Los trabajadores digitales en México: ¿qué buscan, cómo trabajan? de la empresa de tecnología Citrix. Las compañías podrían reducir entre 20 y 30% sus costos de operación si aplicaran el teletrabajo, mientras los empleados mejorarían su balance entre vida personal, profesional y productividad.

Una reforma a la Ley Federal del Trabajo, que se discute en México, busca incluir en el artículo 311 el concepto de home office con obligaciones y derechos para colaboradores y empleadores. El éxito de esta medida dependerá de qué tan preparadas estén las empresas para implementarlo. En una publicación del sitio web Entrepreneur se encuentran algunos consejos para estar listos:

1. Establecer una política. “El teletrabajo no es para todos”, dice Hazel Agüero Vieyra, consultor senior de Engagement Insights de Willis Towers Watson (WTW). Por eso se debe definir qué puestos pueden cumplir su objetivo trabajando vía remota e incluir indicadores específicos que permitan medir el cumplimento de objetivos. “Cada industria y cada empresa tendrá su propia política. Ésta debe ser clara, definida y bien comunicada”, acota la experta.

2. Promover una cultura. Para no afectar el rendimiento y motivación de los empleados, debido a que no todos podrán beneficiarse de esta modalidad de trabajo, se deben preparar los mensajes y buscar otras modalidades de trabajo flexible. De la misma forma, se necesitarán líderes que sepan gestionar al personal a distancia.

3. Prever el impacto. La iniciativa de leyseñala en el 330-B que el empleador deberá ofrecer al teletrabajador los medios tecnológicos (como aparatos) y condiciones de servicio y ambiente requeridos; el empleador tendrá la responsabilidad de custodiar los equipos o programas de manejo de información que sean proporcionados. “Como empresa debes considerar que al principio será una inversión importante de recursos para darle a tus empleados la infraestructura que les ayude a cumplir sus tareas, además de tiempo para el proceso de adaptación”, advierte Elizabeth Nejamen, consultora senior de Talento de WTW.

4. Medir riesgos. “El teletrabajo implicará que los colaboradores se conecten a redes WiFi fuera de su control. Para no sufrir un ataque cibernético debe tener la infraestructura tecnológica para poder proteger la información”, recuerda Hazel Agüero. La seguridad de la información también tiene que ver con establecer una cultura de medición de riesgos respecto a la confidencialidad de información, añade Elizabeth Nejamen.

Las empresas locales están visualizando las verdaderas ventajas de negocio que pueden aportar a las tecnologías en la Nube y cómo puede ser un factor primordial en la implementación de sus nuevas políticas de trabajo.

Le invitamos a ponerse en contacto con nosotros para proveerle más información  respecto al apoyo que Adaptix Networks puede brindar específicamente a su empresa en servicios de Cómputo en la Nube, así como los casos de éxito con nuestros clientes.

Fuente https://www.entrepreneur.com/article/339202