Las soluciones tecnológicas que existen actualmente en el mercado no solo son clave, sino imprescindibles para sumar competitividad a las organizaciones. Lo importante es identificar aquellas que realmente son necesarias de acuerdo con la industria a la que pertenece la compañía, para lograr la agilización o automatización de procesos y con el objetivo de optimizar tiempos, detectar oportunidades, incluso anticiparse a situaciones adversas.

De acuerdo con un estudio de ManpowerGroup en Latinoamérica, las empresas que se suman a la digitalización de sus operaciones, son un 26% más rentables que aquellas que continúan con procesos tradicionales.

Datos del mismo documento revelan que implementar cambios tecnológicos permite a las compañías bajar costos y reinvertir en áreas estratégicas, de acuerdo con las demandas del mercado.

Los estilos de vida acelerados de la actualidad y la incorporación de soluciones personalizadas por los gigantes de la tecnología, que además son capaces de ofrecer experiencias de usuario satisfactorias, en plataforma visuales y sencillas de utilizar, ha hecho necesario que las compañías de servicios y productos se enfrenten a consumidores cada vez más exigentes, que demandan procesos cada vez más sencillos, con aprobaciones rápidas y positivas, así como experiencias satisfactorias que les faciliten la vida.

El primer paso para dar respuesta a estos nuevos consumidores es identificar qué procesos pueden ser digitalizados, así como las herramientas que existen para agilizarlos.

Es posible empezar por identificar áreas de oportunidad que repercutirán en mayor satisfacción de los consumidores, un aumento en la productividad de los colaboradores mediante interfaces intuitivas y sencillas de utilizar, incluso optimización de recursos de la compañía que podría llegar a ofrecer mejores precios y aportar mayor competitividad.

Además, existe un beneficio que no debe perderse de vista, al manipular gran cantidad de datos de la compañía mediante herramientas digitales, es más sencillo analizar la información de manera que las decisiones a tomar sean mucho más acertadas, además de permitirnos conocer a nuestros clientes, anticiparnos a sus necesidades y sin duda dar un trato mucho más personalizado y oportuno, otra de las demandas de consumidor actual.

Durante ese proceso, un primer grupo de aliados son los colaboradores de la compañía, quienes pueden ser los primeros beneficiados de procesos digitales. La conectividad es en este caso uno de los parteaguas en la agilización de trámites internos, donde los procesos de aprobación dejan a un lado el papel, ganando funcionalidad en pro de mejores prácticas para la compañía.

Sin embargo, la transformación de procesos conlleva una serie de desafíos relacionados con la limitación de personal capacitado para el uso de las herramientas digitales, falta de planificación o coordinación, o algunos relacionados con la seguridad, así como falta de comunicación o gestión de la información.

De ahí que migrar un negocio a plataformas digitales requiere no sólo de planeación estratégica, sino contar con el liderazgo necesario para la Transformación Digital de la organización, donde su eje principal sea la tecnología encaminada a mejorar sus procesos y responder de forma oportuna y ágil tanto a clientes como a los mismos colaboradores, mediante trámites automatizados, por ejemplo, la visibilidad de gastos y conectividad en todo momento para responder lo más rápido posible, entre muchos otros.

Fuente https://www.altonivel.com.mx/tecnologia/como-utilizar-mejor-la-tecnologia-para-beneficio-de-tu-empresa/