Recientemente se publicaron un gran número de mensajes en redes sociales afirmando que grandes compañías aéreas regalaban boletos de avión. Usuarios de todo el mundo resultaron involucrados al publicar por sí mismos los mensajes. Se trataba de promociones falsas.

Los estafadores contactaban a las víctimas en nombre de las compañías aéreas, con el objetivo real de que se suscribieran a servicios móviles de pago, recopilar datos personales, instalar malware, y aumentar el tráfico de sitios publicitarios de dudoso contenido. Para ello, los delincuentes registraron dominios en los que pusieron contenidos en nombre de las compañías. En estos dominios, felicitaban a los usuarios por haber ganado dos boletos de avión y les pedían que ejecutaran una serie de acciones para obtener el premio. Como resultado, la víctima llegaba a otro sitio de los delincuentes con el objetivo de monetizar su “trabajo” y distribuir información sobre las promociones falsas en redes sociales.

Después de realizar todas las acciones, el sitio redirecciona al usuario a diferentes páginas, según sus datos de geolocalización. Dichos  sitios ofrecen al usuario la opción para descargar un archivo «útil» y al mismo tiempo lo animan a instalar una extensión del navegador potencialmente peligrosa. Como resultado, la extensión adquiere acceso de lectura a todos los datos en el navegador, lo que puede permitir a los estafadores obtener contraseñas, inicios de sesión, datos de tarjetas de crédito y cualquier otro tipo de información sensible que introduzca el usuario. Como si esto fuera poco, más adelante la extensión puede continuar difundiendo los enlaces en Facebook en nombre del usuario.

Las posibilidades de las redes sociales para propagar información por todo el mundo son infinitas, y los estafadores lo confirman.

promociones falsas

Algunas recomendaciones:

  • Ante este tipo de “promociones” hay que mostrar una saludable dosis de escepticismo, sobretodo con enlaces sospechosos que solicitan introducir información personal.
  • Examinar cuidadosamente la información de la barra de direcciones, sería de ayuda comprobar si el dominio pertenece a la empresa mencionada en el sitio. Los servicios que proporcionan información de WHOIS sobre dominios también ayudarán.
  • Ser responsable al publicar información en redes sociales. Tampoco se debe distribuir información cuya veracidad no se conoce, para no ser parte de un esquema fraudulento.
  • No instalar extensiones sospechosas en el explorador. Cuando se cuenta con alguna extensión cuyo propósito se desconoce, debe ser eliminada, y a continuación, cambiar las contraseñas a los sitios web que se suelen visitar, especialmente los de sistemas de banca en línea.
  • Utilice soluciones de seguridad que cuenten con protección contra phishing. Estas soluciones bloquearán los intentos de navegar a un sitio fraudulento.

 

Fuente: Kaspersky Lab