Las estrategias comerciales varían considerablemente de una organización a otra. Por ello, es crucial que los arquitectos empresariales y los líderes de infraestructura y operaciones se aseguren de que su estrategia cloud se alinea con la estrategia de negocio, independientemente de si su organización proporciona servicios de consumo, servicios empresariales u otros productos.

Al establecer una estrategia cloud, es preciso evaluar los riesgos relacionados con este modelo de suministro de TI. Existen, fundamentalmente, cinco tipos de riesgo: de agilidad, de disponibilidad, de seguridad, otro vinculado a los proveedores y, por último, el riesgo de cumplimiento. Hay que sopesar estos frente a los beneficios potenciales que permite el modelo de una manera equilibrada. “La gestión de riesgos debe ser parte integral de cualquier proceso de estrategia cloud”, indica Raj Bala, director de investigación de Gartner.

Los beneficios de adoptar cloud están más relacionados con la innovación, la velocidad y la agilidad que con la reducción de costes, a pesar de que esto último era el gran beneficio que buscaban las empresas cuando surgió este modelo; no obstante, con el paso de los años y gracias a la experiencia que han ido adquiriendo las empresas en la gestión de cloud, se ha visto que el coste total de adoptar esta opción tecnológica depende del tipo de servicio en la Nube que se contrate y las características de las cargas de trabajo de cada organización, así como de su casuística particular.

Son varias las rutas que las organizaciones pueden estudiar para ir a un modelo cloud. Una es usar el redireccionamiento para mover una aplicación con mínimo esfuerzo, lo que también implica un cambio mínimo y, por lo tanto, escasos beneficios, ya que la mayoría de los aspectos de la aplicación permanecen iguales. Otro posible camino es utilizar la vía del reajuste, que se utiliza para aprovechar servicios como las bases de datos gestionadas en la Nube, en lugar de migrar las bases de datos existentes a la Nube y seguir gestionándolas internamente, pero en otro lugar. Finalmente, otra posible opción es la llamada refactorización, que se utiliza para recrear una aplicación estratégica con una arquitectura nativa de Nube que permite el uso de una escalabilidad elástica y precios de pago por uso.

Un cambio fundamental que introduce la informática en la Nube es el concepto del modelo de responsabilidad compartida. En cloud, las responsabilidades del proveedor se definen por las características y capacidades del servicio de la Nube que se está ofreciendo. La responsabilidad de la organización del cliente pasa por aprovechar las capacidades del servicio en la Nube dentro de los propios procesos de la organización para obtener el resultado deseado. El analista Bala añade, además, que los clientes necesitan entender claramente qué pueden esperar de su proveedor y cuál es su propia responsabilidad. Y subraya que, “dado que los conocimientos y la experiencia son esenciales para el uso responsable de los servicios en la Nube, las organizaciones deben facilitar la capacitación, la educación y, en última instancia, la certificación de su personal que utiliza estos servicios”.

Existen tres áreas distintas de adopción de cloud: la adopción de software como servicio (SaaS) para un rápido acceso a una funcionalidad estándar moderna; la adopción de plataformas de infraestructura de la Nube (CIPS) para la construcción de nuevas funciones únicas; y la migración de las aplicaciones actuales y heredadas. A la hora de definir una estrategia cloud es preciso adoptar una visión holística que aborde las compensaciones que hay que hacer entre el control operacional y la gestión.

Una estrategia cloud implica transformaciones en el papel que desempeña el departamento de TI a nivel interno. Según el citado analista, conlleva acciones como asignar a un profesional el rol de arquitecto cloud, establecer un centro de excelencia de Nube y crear un grupo de brokers de servicios cloud que sirva de enlace entre las personas que gestionan este modelo dentro de la empresa y los proveedores de servicios de Nube. Además, con el tiempo, según Bala, el departamento de TI puede llegar a adoptar un papel con respecto a los servicios cloud muy similar al que tiene el tradicional departamento de recursos humanos.

Fuente https://www.computerworld.es/tendencias/claves-para-desarrollar-una-estrategia-cloud-empresarial