El nombre de dominio es uno de los aspectos más críticos para determinar la visibilidad de un sitio web. Es importante mencionar que cuando el nombre de dominio se registra ya no puede ser modificado posteriormente.

No se debe confundir el nombre de dominio con la página web, únicamente es el nombre y la extensión. Posteriormente el nombre de dominio puede ser asignado a un sitio web.

De ser posible, adquiera un nombre de dominio igual al nombre de su empresa o negocio. A veces, será necesario considerar las extensiones de dominio distintas a .com, por ejemplo .com.mx y .mx, para evitar que aparezca competencia con el mismo nombre.

Los nombres de dominio tienen un gran impacto en los motores de búsqueda, por lo que también se puede incluir una palabra clave del negocio.

Es recomendable elegir un nombre sencillo, claro y entre más corto sea, mejor. Los nombres de dominio largos son difíciles de recordar y escribir. Además, será inevitable agregar entre 14 y 22 caracteres cuando se usa como parte de la dirección de correo electrónico.

Evite los guiones medio y bajos, provocan confusión al momento de escribir nombres que los contienen.

Evite incluir números, no se recuerdan fácilmente.

También se pueden revisar páginas web de la competencia para no incluir nombres de dominio similares y evitar confusiones.

Para evitar riesgos legales, no está de más investigar adecuadamente si dicho nombre de dominio infringe derechos de terceros. Por ejemplo, en el sistema de marcas del Insituto Mexicano de la Propiedad Industrial (IMPI).

Finalmente, al elegir el nombre de dominio se debe verificar la disponibilidad del mismo y registrarlo cuanto antes. Le invitamos a utilizar nuestro buscador de dominios y posteriormente, seleccionar un plan de hospedaje compartido para poder publicar y administrar fácilmente su sitio.