Existen múltiples razones por las cuales una red inalámbrica puede presentar fallas, dos de ellas frecuentemente son la interferencia co-canal (CCI) y la interferencia por canal adyacente (ACI).

La interferencia co-canal (CCI) se produce por las transmisiones de dispositivos en la misma área y en la misma frecuencia. Al utilizar el protocolo CSMA/CA (acceso múltiple por detección de portadora y prevención de colisiones), cada equipo anuncia su intención de transmitir para evitar colisiones entre los paquetes de datos y que el resto de equipos esperen para hacerlo, si tras el intervalo de espera el medio se encuentra libre, se procede a la transmisión, de lo contrario se retrasará hasta que lo esté. Sin embargo, en un área con múltiples equipos intentándolo, continuarán de manera prolongada esperando a que otros completen sus transmisiones. Desde la perspectiva del usuario final, la red tendrá un bajo rendimiento o incluso dejará de ser operable.

A esto se debe que la colocación de múltiples Puntos de Acceso (AP) operando en el mismo canal y dentro de la misma área no aumente la capacidad, por el contrario, la reduce.

La interferencia por canal adyacente (ACI) ocurre cuando las transmisiones terminan enviándose en un canal inferior o superior al canal deseado, lo que añade ruido e interferencia. Por ejemplo, una estación realiza una evaluación de canal para determinar si puede transmitir en un medio inactivo, si la señal enviada es débil puede ser corrompida por ACI desde un transmisor cercano, desencadenando con ello un resultado engañoso y alterando el funcionamiento de la red.

En Adaptix Networks nos aseguramos que al implementar soluciones de seguridad FortiWifi y FortiAP se consideren estos y otros factores para garantizar la correcta operación de la red. Le invitamos a ponerse en contacto con nosotros para proveerle más información al respecto, así como los casos de éxito con nuestros clientes.

 

redes inalambricas