Para dimensionar el problema de seguridad en los dispositivos de red a nivel mundial, en abril de 2016, el Banco Central de Bangladesh, sufrió el robo de 80 millones de dólares después de que un grupo de hackers vulneró sus routers, los cuales, tras las investigaciones se reveló que eran de segunda mano.

Lo confirma un estudio realizado por Softchoice en el que colaboraron más de 350 organizaciones, revela que en el 73% de las compañías se utilizan dispositivos de red vulnerables, esto debido a que cuentan con equipamiento que ha superado su ciclo de vida natural.

El principal problema del equipo que se encuentra al final de su vida útil es que las actualizaciones por parte de los fabricantes no mantienen el mismo ritmo. De esta manera, se vuelven más vulnerables ante los ataques de los cibercriminales. La realidad es que muchas compañías desconocen el tiempo de vida útil de su equipamiento.

Además, el estudio señala que el 23% de los equipos de red encontrados en las empresas ya no se encuentran en los catálogos de venta de los fabricantes. Los fabricantes de tecnología generalmente dejan de proporcionar soporte a los dispositivos después de cierto tiempo de haberlos sacado de la comercialización.

Realizar auditorías de seguridad de forma periódica permitirá detectar y planificar la actualización o sustitución de dispositivos tan pronto como sea posible. Las organizaciones también deben contar con un plan de recuperación ante desastres para identificar claramente los dispositivos con más probabilidades de causar problemas, así como determinar la máxima cantidad de tiempo que la organización puede permanecer sin que sus redes operen de manera correcta.